Amor a primera vista: los riesgos de una ‘urgencia emocional’

“Le he visto y me he enamorado…” o, ahora, con los contactos a través de redes sociales: “Chateo con él/ella y estoy sintiendo algo especial, como nunca. Es el hombre/la mujer de mi vida”. Estamos hablando de lo que se conoce como un ‘amor a primera vista’, un estado emocional alterado, un ‘flechazo’ repentino que implica intensidad, rapidez y, sobre todo, que las gándulas del cerebro empiecen a segregar hormonas y el cuerpo, a desarrollar procesos bioquímicos que conducen (y embriagan) con un estado de plenitud, de extraordinario bienestar y pasión.

La vida, de repente, parece más bella. Es una droga emocional que el cuerpo mismo genera y que trae consigo unos efectos poderosos e intensos; eso sí (aquí viene la otra cara,) también determinadas consecuencias … si una persona sólo se queda ahí.

enamoramiento

En Simboliza (www.simboliza.org), ‘Compromiso de Amor’ supone un paso definitivo hacia la unión verdadera y plena de dos personas libres y completas, en confianza, de ser a ser. El reconocimiento armónico de dos seres complementarios y opuestos que juntos conforman un todo. Ese ‘enamoramiento’ inicial, ese ‘flechazo’, germinó en tierra fértil y dio como fruto una bellísima creación en libertad, respeto y mutua maestría, que esta ceremonia celebra.

enamoramiento1

Ese poder del ‘enamoramiento’ intenso hace que muchas personas se ‘engachen’ a situaciones de este tipo. No se ‘enamoran’ de alguien: se ‘enamoran’ de lo que sienten en ese momento, del proceso hormonal y bioquímico que su cuerpo metaboliza. Y aquí puede aparecer el primer desequilibrio y la primera incoherencia, según señalan los estudios científicos al respecto: a los 18 meses, aproximadamente, los efectos de la ‘droga’ ya se han esfumado (si no lo han hecho mucho antes). ¿Qué ocurre entonces? ¿A qué se llama ‘enamoramiento’? ¿Hay algo de fondo si se ‘rasca’ ligeramente tras la superficie?

Las personas emocionalmente dependientes (recalcan los análisis psicológicos) convertirán a ese hombre o mujer “de su vida” en alguien ‘milagroso’ que se cruzó en su camino. Con él o ella, intentarán crear un mundo propio, un mundo de ilusión, y puede que aparten de ese ‘mundo nuevo’ todo lo demás. La dependencia emocional hace sentir (y creer firmemente) que esa persona te completa la vida y que sin él o ella se es “vulnerable”. La ‘ilusión’ hace del ‘enamorado’ un ser ‘feliz’… pero la ilusión dura poco.

enamoramiento2

La exaltación amorosa de estos ‘amores a primera vista’ tiene, según indican los informes psicológicos, mucho de adolescencia. Quienes viven inmersos en este capítulo parece que no han salido, emocionalmente, de esta edad.

Pueden ser personas propensas al “arrebato emocional”, impulsivas, en estado de soledad, con sensación de indefensión, incapaces de tomar decisiones para ellas y sus vidas. Buscan inconscientemente (y acaban encontrando) personas que las “salven” y las lleven a ese “feliz mundo de la ilusión”.

Pierden (como insisten los psicólogos) el sentido crítico, idealizan a sus parejas… han pasado un tiempo sin tener relaciones y sienten (sufren) la urgencia de ese romance o, tal vez, ansían olvidar una mala experiencia (que no han superado) apuntándose a otra. En ambos casos, acto seguido del ‘flechazo’ y sin mayor profundidad, ambos comenzarán inmediatamente a planear una vida juntos a modo de ‘almas gemelas’, de ‘compañeros de vida’.

enamoramiento3