Bodas en invierno: así se casan en Escocia

¿Casarse en invierno? Por qué no. Una boda en clima frío tiene el encanto añadido de lo poco habitual. Los enlaces en Escocia acostumbran a dejarse acompañar por un aliento invernal que, ciertamente, favorece la celebración de la fiesta.

bodas en escocia1

En Simboliza, y en cualquier estación, la celebración de una boda o ‘Unión de Almas’ incluye la fuerza de los elementos de la vida: la tierra, el agua, el fuego, el aire y el éter como ejes de una ceremonia de amor, realización y compromiso llevada y trazada desde el corazón.

Si miramos al siglo XIII encontraremos el origen de estas bodas escocesas en clima frío y el de curiosas celebraciones previas como la tradición llamada “Creeling the bridegroom”. El novio, en total demostración de fuerza, cargaba a la espalda una pesada cesta de piedras y cruzaba el pueblo de un extremo a otro… deteniéndose sólo hasta conseguir el beso ansiado de la novia.

bodas en escocia2

Las bodas escocesas, en sus orígenes, se alargaban nada más y nada menos que tres domingos consecutivos, tradición que ha ido perdiéndose. Como la de oficiar dos bodas en una: la primera, en el idioma gaélico tradicional y a las puertas del templo elegido por los novios y la segunda, en latín y en el interior.

¿Un cortejo invernal atravesando el pueblo? En Escocia, una boda involucraba a toda la población, a todos los vecinos que se convertían en integrantes de ese cortejo festivo. Durante el recorrido, resultaba de vital importancia atender a los encuentros que se producían en el camino: un cerdo o un funeral hacían retroceder el cortejo al inicio (verdaderos símbolos de mala suerte); en cambio, un arcoiris, algo de lluvia, un gato negro, un cordero o un sapo serían recibidos con alborozo: los símbolos del matrimonio feliz en tierras escocesas.

boda en escocia3

Por si fuera poco, cuando concluía la ceremonia del enlace, un niño entregaba una herradura a la novia en señal de suerte… Herradura que debía llegar a las manos de la recién casada boca arriba: sólo así los buenos augurios reinarían sobre la pareja.