Bodas en Laponia: el colorido de la tradición ‘sami’

Lapones… o más estrictamente llamados ‘samis’ o ‘saamis’. Un pueblo que vive entre Suecia, Noruega, Finlandia y Rusia, en el entorno del Círculo Polar Ártico. Pueblo que tiene su propio dialecto, tradiciones, hasta bandera. Los ‘samis’ (los cuidadores de renos, del ‘reino’ de Santa Claus) suman, en total, unas 100.000 personas, 70.000 de ellas residentes en el norte de Noruega.

laponia sami y renos

Menudos de estatura, pelo oscuro y ojos rasgados al estilo esquimal, los ‘samis’ lucen una vestimenta habitualmente muy colorida y centran la celebración de sus fiestas (incluyendo sus bodas) en la época de Semana Santa, coincidiendo con la primavera, el despertar de la naturaleza tras el deshielo. Enlaces largos y tremendamente participativos.

La ceremonia de boda en Simboliza (www.simboliza.org) se denomina ‘Unión de Almas’. Una fiesta donde la pareja celebra su compromiso de vida compartida y aventura de crecimiento, aceptación y respeto mutuo. Amor incondicional, en definitiva.

El amor de los ‘samis’ se rubrica en reuniones familiares que pueden sumar más de 1.000 invitados.

laponia boda sami

Especialmente numerosas son las bodas en las zonas laponas más al norte, donde la fiesta suele durar un par de días. Los niños participan mucho de esta celebración, que se prepara y organiza de forma conjunta con la familia más cercana a los contrayentes. Toda la comida, dulces típicos y postres que se degustan en el enlace se elaboran en casa; familiares y amigos ayudan en la cocina.

El vestido tradicional ‘sami’, el que la pareja luce en la boda, es de lana en invierno y de telas más ligeras en primavera; los zapatos tradicionales son de piel de reno. Dependiendo del área geográfica, la complicación de su confección aumenta (son prendas que se cosen a mano). El traje del Oeste lapón es el más elaborado, pleno de detalles y elementos decorativos.

laponia boda sami trajes

En una boda ‘sami’, la música es fundamental. Y esa música se conoce como ‘Yoik’, la melodía tradicional de este pueblo desde hace miles de años. Un ‘Yoik’ puede llevar letra, que suele ser improvisada y dedicada, en este caso, a la pareja que contrae matrimonio. El ‘Yoik’ es, también, la primera composición poética lapona que se conserva; data del año 1673. Algunos, especialmente bellos, son declaraciones de amor.

laponia yoik sami