vestido de novia portada

Curiosidades sobre el vestido de novia

Dos elementos muy típicos del vestido de novia, el velo y el ramo, encierran un mar de curiosidades que ahora repasaremos. Una boda es una fiesta llena de simbología que en Simboliza (www.simboliza.org) se denomina ceremonia de ‘Unión de Almas’.

El velo, en Roma, servía para ahuyentar los malos augurios; más adelante, se convirtió en una pieza que aportaba seguridad a la familia de la novia: la mayor parte de los enlaces se llevaba a cabo a modo de acuerdo entre familias y sin que ambos contrayentes se conociesen previamente. Un velo ocultaba el rostro de la dama… e impedía al novio salir huyendo a la carrera a las primeras de cambio en caso de desagrado. A mayores de todo esto, el velo ha sido considerado un símbolo de virginidad, velo que levantaba el padre (el representante de la familia que ‘entregaba’ a la hija).

velo de novia

En cuanto al ramo, llama la atención que sus primeros elementos no fueran flores hermosas o piezas decorativas como ahora; un ramo se surtía en la Antigüedad de ajos, especias y hierbas que hacían el efecto de alejar los ‘malos espíritus’. Hay que esperar hasta el matrimonio de una reina, la Reina Victoria de Inglaterra, para que las flores salgan victoriosas en este llamativo símbolo una boda: ella fue la primera en portarlas de la mano el día de su casamiento.

Por cierto, si algún elemento en ese ramo es de color azul simboliza la fidelidad en la pareja.

ramo de novia