La ‘cuesta de enero’ en la relación de pareja

No suele fallar: enero uno de los meses del año con mayor número de inicio de casos de divorcio (por no decir el más). La Navidad suele servir para sacar todos los ‘trapos sucios’ , replantear los meses vividos… y cuestionarse los siguientes (¿quiero continuar con quien actualmente estoy?). Según aseguran los terapeutas, sexólogos y psicólogos, las reuniones familiares y el ambiente festivo navideño ayudan y propician, precisamente, la separación.

crisisdepareja

En Simboliza (www.simboliza.org) el inicio de un nuevo periodo vital tras una ruptura tiene su propia ceremonia: ‘Vuelta a la individualidad’. El objetivo de esta reunión es cerrar en paz y agradecimiento una puerta para que muchas más se abran en esa misma línea de ausencia de conflicto.

¿Cómo lograr que la ‘cuesta’ de enero no se extienda a la pareja? En primer lugar, como recomiendan los expertos, valorando lo que se tiene más allá de fuegos de artificio y, si se apuesta por ello, pidiendo ayuda en caso de ser necesaria.

El cambio de rumbo que supone una crisis puede acabar con una relación… o reafirmarla. Recuperar la ilusión, indican los sexólogos, es una de las claves; también, descubrir las potencialidades de cada cual (es posible que convencionalismos o creencias no ajustadas a la verdad de quien cada uno es hayan hecho que elementos valiosos de los miembros de la pareja hayan quedado escondidos en rincones de la convivencia) y, a mayores, el diálogo y la comunicación.

dialogoycomunicacion

Es el momento de que una pareja se ponga cara a cara consigo misma y reconozca, indican los expertos, si está mostrando al otro quien es realmente o quien se ha obligado a ser. Si es coherente y obra en coherencia. Mantener un disfraz a largo plazo hiere y no se sostiene… pero esa insatisfacción sí puede superarse si ambas partes están convencidas de que merece la pena conservar el núcleo y la esencia de lo que se tiene.

Lo que viene con enero puede ser un tiempo, señalan los psicólogos, de crecimiento y mejora… aunque no empiece con demasiado buen pie.

empezar