Las bodas japonesas son en noviembre ¿por qué?

El 11 es un número de la suerte. Por este motivo, la gran mayoría de las bodas o ceremonias de matrimonio japonesas se celebran en noviembre en vez de primavera o verano.

Las bodas se producen con rapidez, fluidez y protocolo. La regla de etiqueta, dice que las mujeres casadas lleven kimono negro, y las mujeres solteras un kimono de variados colores.
En la boda, la novia utilizará 3 vestidos: un kimono rojo, otro blanco y el vestido de fiesta. El kimono rojo con estampados blancos es el primero que vestirá pero estará colocado encima del segundo kimono de color blanco. Durante la ceremonia se desvestirá del primer kimono quedando el blanco debajo. Una vez finalizada la ceremonia y durante la recepción o banquete llevará un vestido menos tradicional con el que pasará el resto del día.

Sin título-1

Durante la ceremonia religiosa (Sintoista), la novia vestirá un sombrero blanco encima de la cabeza. Una vez en el exterior, se lo quitará para lucir su peinado, el cual está decorado con adornos dorados (Kanzashi).

El novio utilizará solo 2 vestimentas, el kimono tradicional (en color gris o negro) y el traje de fiesta.

A la ceremonia la novia entrará de la mano de su madre y saldrá del templo de la mano de su suegra. El novio siempre entrará y saldrá acompañado de su padre. La ceremonia religiosa, dura aproximadamente 20 minutos y básicamente consiste en leer el código de ética de Meiji y tomar sake tres veces en diferentes momentos del evento. Después de la ceremonia, todos los invitados y miembros de la familia se situarán detrás de los novios en procesión para tomarse las fotos familiares tradicionales.

Ya en el banquete, el novio se dirigirá a los invitados presentando a su esposa, Posteriormente, la esposa hablará de los aspectos más remarcables de su pareja. Los novios irán de mesa en mesa agradeciendo la presencia de los invitados.

pareja