baile boda portada

Los momentos más emotivos de una boda

¿Cuáles son esos momentos clave que deben cuidarse más que ningún otro en una boda? ¿Dónde puede lograrse hacer de la fiesta algo inolvidable o, en cambio, convertirla en un ‘patinazo’? Vamos a dar algunas pistas para facilitar esos instantes certeros de una ceremonia que en Simboliza (www.simboliza.org) se miman con amor; ceremonia que se denomina ‘Unión de Almas’.

El momento de la llegada de la novia es, sin duda, el momento cumbre. El más esperado. El inicio de todo. Para ella es un momento de emoción y de muchos nervios. Hacer de ese instante algo irrepetible y disfrutarlo al máximo pasa por saber contener (y dominar) ese latir del corazón y, también, por caminar con seguridad, elegancia y fortaleza una vez que se abre la puerta del coche.

llegada de la novia

Otro instante poderoso es cuando la pareja lee los llamados ‘votos matrimoniales’: su compromiso de amor. Es el alma de esta fiesta, la verdadera esencia de la celebración; aquí, el apoyo de un celebrante con experiencia puede convertirse en una pieza fundamental para realzar el punto determinante de la ceremonia. ¿Qué mejor garantía que saber hablar bien de AMOR?

votos matrimoniales

La tradición manda, aunque se revista de ropajes muy diferentes y marca un tercer momento básico: la pareja abre el baile. Aquí, elegir una canción especial para ambos es clave, como intentar abstraerse de todo para que sólo se sienta la presencia del otro en este instante mágico, inolvidable, único. Después, como cuarto aspecto, el mensaje de un amigo, familiar o allegado cercano y muy querido de los contrayentes en un momento de la ceremonia, que suele ser al iniciarse el banquete; cuidar esta intervención es un excelente pistoletazo de salida para garantizar el buen desarrollo y el éxito de la gran fiesta que viene.

baile boda

boda inolvidable portada

Cómo hacer de tu boda una boda original

¿Una boda única, divertida, especial, que se recuerde siempre, una verdadera fiesta soñada? Eso es lo que las parejas quieren… y no todas consiguen. Oportunidades de lograrlo (eso sí), muchas. Vamos con algunas para esta celebración del amor que en Simboliza (www.simboliza.org) se denomina ‘Unión de Almas’.

Si la pareja opta por una boda civil, contar con un celebrante es algo que dará un toque muy especial y auténtico al enlace. Un celebrante con el que acordar el perfil y las características de ese mensaje que se trasladará a los invitados y que ambos contrayentes expresarán el uno hacia el otro. La palabra está cargada de fuerza y, aquí, puede resultar muy bella, poderosa, evocadora, tierna. Inolvidable.

boda civil1

Después, vienen los detalles. En este punto, la originalidad lo es todo. Por ejemplo: soltar faroles encendidos en un momento destacado de la ceremonia a manera de algunos países asiáticos; faroles con un mensaje simbólico de unión y crecimiento del alma (hay quien opta por una suelta de palomas o, incluso, mariposas). Para implicar a los invitados, una buena idea puede ser colocar en un punto de la ceremonia un ‘Árbol de los Deseos’ donde ellos puedan expresar eso mismo: los buenos deseos hacia la pareja que se casa. Muchos contrayentes optan también por el ‘photocall’: es el lugar en el que, mediante una decoración divertida (que puede apoyarse con algunos amigos o colaboradores disfrazados para la ocasión), los asistentes al enlace se lleven de regalo una imagen especial de esa fiesta única.

photocall en boda

¿Alguna idea más? Desde luego, las bodas temáticas (desde acudir todos vestidos de blanco a hacerlo hasta siguiendo el argumento de una película) o las bodas en espacios diferentes a lo convencional (campestres, hoteles especiales…) y en estaciones del año poco habituales (bodas de invierno, por ejemplo, en cualquier paraje imaginado). Y algo muy de moda: que en la decoración de ese espacio elegido para la ceremonia no falten los adornos colgantes: faroles, flores en vertical, jarras, perchas especiales, paraguas, plumas, estrellas… Que la poderosa imaginación tenga aquí la rienda suelta será la clave del éxito.

decoracion colgante boda

menos bodas portada

Cada vez menos bodas

¿Los españoles se casan más o menos? La estadística ofrece un argumento concluyente, y lo hace a través de una comparativa elaborada por el INE (Instituto Nacional de eso mismo, Estadística). Según sus datos, entre 1975 (el año con mayor número de bodas hasta la fecha) y el pasado 2013 (últimos 12 meses con cifras definitivas), el promedio de matrimonios convencionales ha descendido un 42%. Las bodas, hace cuatro décadas tan populares, están perdiendo enteros. ¿Razones? Algunas (y concluyentes) continúa aportando la estadística, datos interesantes para esa ceremonia tan especial que en Simboliza (www.simboliza.org) se prepara con mucho corazón y se denomina ‘Unión de Almas’.

boda simboliza

Respondiendo a la pregunta “¿cuánto me costaría casarme?” pueden encontrarse interesantes respuestas. Por término medio, y también en datos de 2013, una boda asciende a unos 12.600 euros, evidente ‘atragantón’ para un mileurista. Segunda pregunta, “¿a qué edad me podría apetecer pasar por el altar?”, y nueva respuesta que pone de manifiesto una clara variación en las relaciones, el modo de vida, el comportamiento de las parejas y los hábitos de los españoles.

Mientras a mediados de los 70 un hombre solía contraer matrimonio antes de los 30 años (a los 27 como edad media) y una mujer a los 24, ahora rondan los 40 (ellos sobre los 37 y ellas más o menos a los 34). Nada que ver.

boda civil

Un último detalle curioso que deriva de las estadísticas del INE: las bodas sólo repuntaron en 2006, un año después de aprobarse el matrimonio homosexual. Ese año, en 2006, fueron más de 4.300 los enlaces entre personas del mismo sexo. La costumbre social respiró… pero parece que sólo fue un respiro momentáneo.

boda hombres

 

vestido de novia portada

Curiosidades sobre el vestido de novia

Dos elementos muy típicos del vestido de novia, el velo y el ramo, encierran un mar de curiosidades que ahora repasaremos. Una boda es una fiesta llena de simbología que en Simboliza (www.simboliza.org) se denomina ceremonia de ‘Unión de Almas’.

El velo, en Roma, servía para ahuyentar los malos augurios; más adelante, se convirtió en una pieza que aportaba seguridad a la familia de la novia: la mayor parte de los enlaces se llevaba a cabo a modo de acuerdo entre familias y sin que ambos contrayentes se conociesen previamente. Un velo ocultaba el rostro de la dama… e impedía al novio salir huyendo a la carrera a las primeras de cambio en caso de desagrado. A mayores de todo esto, el velo ha sido considerado un símbolo de virginidad, velo que levantaba el padre (el representante de la familia que ‘entregaba’ a la hija).

velo de novia

En cuanto al ramo, llama la atención que sus primeros elementos no fueran flores hermosas o piezas decorativas como ahora; un ramo se surtía en la Antigüedad de ajos, especias y hierbas que hacían el efecto de alejar los ‘malos espíritus’. Hay que esperar hasta el matrimonio de una reina, la Reina Victoria de Inglaterra, para que las flores salgan victoriosas en este llamativo símbolo una boda: ella fue la primera en portarlas de la mano el día de su casamiento.

Por cierto, si algún elemento en ese ramo es de color azul simboliza la fidelidad en la pareja.

ramo de novia

aborigenes australia portada

Matrimonios aborígenes en Australia: la mujer y su espacio

Los enlaces australianos actuales están marcadas por las costumbres anglosajonas… pero no fueron así siempre. Los aborígenes de Australia conforman un conjunto formado por más de 400 pueblos con lenguas y costumbres diferentes, aunque con hilos comunes. Uno es el matrimonio y, fundamentalmente, el papel de la mujer en su cultura.

aborigen australiano1

En Simboliza (www.simboliza.org) la boda se denomina ‘Unión de Almas’. Es la fiesta de eso mismo: dos almas libres e independientes que se unen para iniciar un camino común de crecimiento y amor compartido.

Los ceremoniales aborígenes relativos a hombres y mujeres se llevaban comunmente a cabo por separado. Las mujeres celebraban la fertilidad (aunque en numerosas tribus entraban en la sexualidad tras su primera menstruación y de la mano de un hombre mayor); ellas, en su cultura, eran las encargadas de la recolección. La edad se traducía en sinónimo de poder en la mujer; de hecho, solían ser convocadas junto a los hombres para la elaboración de leyes y la toma de decisiones importantes. La mujer es también la sanadora: la que hace uso de plantas curativas y medicinales.

aborigen australiana2

Existen datos diferenciadores de algunos pueblos, no obstante. Por ejemplo, los tiwis (norte de Australia) consideraban que las mujeres habían de permanecer casadas desde su nacimiento hasta su muerte. Cuando una niña de esa etnia llega a la pubertad, todas sus futuras y posibles hijas son ya prometidas a hombres que serán ya adultos cuando nazcan sus esposas. ¿Cuál es el origen de esta costumbre? La creencia de que es el varón quien engendra a través del hallazgo de un “espíritu infantil” que envía a la mujer, provocando el embarazo (el modo de perpetuar la especie es mantener la pareja casada para que el esposo encuentre ese ‘espíritu).

Los tiwis -patriarcales en extremo- asientan en esta costumbre su marcada poligamia: un hombre de éxito y poder dentro del clan podía tener hasta 20 y 30 esposas.

aborigen australiana2

¿Enero como mes de bodas?

¿Casarse en enero? Tiene sus ventajas: disminuye (a priori) el coste económico… y aumenta la disponibilidad de fechas. Sin embargo, las supersticiones asociadas a los matrimonios señalan que una pareja que celebra su boda en enero estará acuciada por problemas económicos (es el mes del frío por excelencia, el de la escasez en los cultivos y la caza)… y los invitados viven inmersos en plena ‘cuesta’ tras el gasto navideño.

¿Cómo colocar ventajas e inconvenientes en la balanza?

En Simboliza (www.simboliza.org), para todo el que decida un enlace diferente, único, en enero como el mes más especial (o en cualquier otro mes del año), la ceremonia ‘Unión de Almas’ ofrece ese ritual donde la pareja comparte con el resto de invitados su amor libre y comprometido, el inicio de su creación conjunta y única.

boda en invierno

Volvemos a ese enero como mes poco favorable. La creencia tiene su asiento en la Edad Media. Era el mes en el que la recolecta de verano estaba casi acabando (mes relacionado con la escasez en los almacenes y los fogones) y en el que el comercio se hacía francamente difícil por las nevadas. Nada que ver con la bonanza y sí con el recogimiento en los hogares a la espera del despertar primaveral.

Sin embargo, actualmente cada vez cobra más fuerza de tendencia a las bodas invernales por aquello de salirse de lo más común y darle al enlace un toque distinto, particular. Bodas celebradas hasta en estaciones de esquí o en parejas nevados. Las revistas de estilo lo asocian a una decoración muy particular del lugar de la ceremonia: tonos rojos, dorados, plateados, música suave (incluso de arpa), brocados y velas con el objetivo de dotar al espacio de la calidez que no aporta el clima. Un guiño a la originalidad, a lo acogedor, amoroso y favorable.

Ahora es sencillo superar la fría hosquedad de la Edad Media.

boda en invierno 2

Por cierto, aseguran las guías especializadas que en enero un vestido de novia puede conseguirse hasta un 40% más barato de lo habitual. Los viajes también supondrán un desembolso mucho menor para la pareja en esta época del año.

 

La ‘cuesta de enero’ en la relación de pareja

No suele fallar: enero uno de los meses del año con mayor número de inicio de casos de divorcio (por no decir el más). La Navidad suele servir para sacar todos los ‘trapos sucios’ , replantear los meses vividos… y cuestionarse los siguientes (¿quiero continuar con quien actualmente estoy?). Según aseguran los terapeutas, sexólogos y psicólogos, las reuniones familiares y el ambiente festivo navideño ayudan y propician, precisamente, la separación.

crisisdepareja

En Simboliza (www.simboliza.org) el inicio de un nuevo periodo vital tras una ruptura tiene su propia ceremonia: ‘Vuelta a la individualidad’. El objetivo de esta reunión es cerrar en paz y agradecimiento una puerta para que muchas más se abran en esa misma línea de ausencia de conflicto.

¿Cómo lograr que la ‘cuesta’ de enero no se extienda a la pareja? En primer lugar, como recomiendan los expertos, valorando lo que se tiene más allá de fuegos de artificio y, si se apuesta por ello, pidiendo ayuda en caso de ser necesaria.

El cambio de rumbo que supone una crisis puede acabar con una relación… o reafirmarla. Recuperar la ilusión, indican los sexólogos, es una de las claves; también, descubrir las potencialidades de cada cual (es posible que convencionalismos o creencias no ajustadas a la verdad de quien cada uno es hayan hecho que elementos valiosos de los miembros de la pareja hayan quedado escondidos en rincones de la convivencia) y, a mayores, el diálogo y la comunicación.

dialogoycomunicacion

Es el momento de que una pareja se ponga cara a cara consigo misma y reconozca, indican los expertos, si está mostrando al otro quien es realmente o quien se ha obligado a ser. Si es coherente y obra en coherencia. Mantener un disfraz a largo plazo hiere y no se sostiene… pero esa insatisfacción sí puede superarse si ambas partes están convencidas de que merece la pena conservar el núcleo y la esencia de lo que se tiene.

Lo que viene con enero puede ser un tiempo, señalan los psicólogos, de crecimiento y mejora… aunque no empiece con demasiado buen pie.

empezar

Amor sin ‘rebajas’

Comprar en enero a precios de ganga (si se tiene suerte) es hacer buen uso de la temporada de las rebajas. ¿Compraríamos un ‘amor rebajado’? En muchos casos, los psicólogos señalan que sí, que lo compramos, lo mantenemos e, incluso, creemos que la adquisición ha sido un rotundo éxito y una magnífica e inteligente elección.

¿Cómo sería un amor sin rebajas?

amor sin rebajas1

En Simboliza (www.simboliza.org) este amor comienza con la ceremonia ‘Compromiso de Amor (pedida de mano)’: el momento en que la pareja da el paso definitivo y consciente ante familiares y amigos para iniciar una vida en común.

Un amor sin rebajas comienza por el amor a uno mismo. Señalan los expertos en relaciones humanas y psicología que sólo aceptando quien se es y perdonando lo que no gusta de uno mismo ni del pasado puede iniciarse esta travesía. El amor empieza por el amor, dijo Shakespeare. Respetar la esencia de cada uno es respetar la elección de vida. Nadie más puede hacer lo que una persona puedes hacer ni ser quien esa persona puede llegar a ser. Entonces, ¿para qué cambiar con el objetivo de gustar a alguien, a qué puerto encamina esta decisión de ponerse un disfraz? Los textos relacionados con esta temática son completamente coincidentes: al dolor y a la ruptura.

amor sin rebajas2

La coherencia, por tanto, es el primer motor para un amor a su justo precio. Pensar, sentir y actuar en consonancia. Si no hay coherencia, llega la culpabilidad y todo lo asociado a ella: el engaño, la ira, la frustración, la insatisfacción, la inseguridad… incluso la enfermedad.

Un amor ‘de rebajas’ comienza a gestarse con la prisa: “no va a aparecer nadie”, “no me queda tiempo”… y demás frases que el ego se encarga constantemente de repetir. Sólo no haciendo nada se consigue todo: ésa es la sabiduría milenaria.

En el punto final de un amor contra las gangas, subrayan los psicólogos, está el no querer que el otro sea distinto de cómo es para ajustarse a un modelo mental egoico que no existe en la realidad. Un compañero o compañera tiene sus particulares características… y tiene su camino. Si dos personas deciden recorrer una parte unidas que sea desde estas premisas claras y desde la consciencia de una decisión libre y sin imposiciones, recomiendan los expertos.

Sólo así no ‘compraremos’ ‘chollos’ que, a la postre, nos dejen emocionalmente sin casi nada en los bolsillos.

amor sin rebajas3

 

Navidad: ¿paz en pareja?

La Navidad: días de paz… o de guerra. Este tiempo festivo puede estrechar lazos en la pareja o agudizar conflictos en idéntica medida; es más, parece que cada vez lo hace con mayor reiteración en la segunda vía, la del conflicto.

¿Cómo lograr que estas vacaciones contribuyan a la calma y no a la ansiedad? ¿Cómo conseguir evitar los roces, las disputas, las rivalidades, los enfrentamientos? ¿Cómo enfrentarse a un nuevo año de la vida desde el aliento y no desde el desaliento? ¿Cómo no caer en rememorar el pasado?

navidad en pareja Sigue leyendo